jueves, 13 de julio de 2017

Cómo disfrutar del verano

Durante el curso escolar muchos niños se ven envueltos en una dinámica estresante por la multitud de actividades escolares, extraescolares y tareas para casa pero, la llegada del verano, para muchas familias, es motivo de estrés Llega el verano y con él las vacaciones para los alumnos. Organizar el tiempo libre puede ser importante para fomentar todas sus capacidades intelectuales, explorar nuevas aficiones o poder dedicarse a lo que más les gusta. Es sobre todo tiempo de estar en familia.
  • La lectura Es importante que lean. Hay muchos recursos pero uno que les puede resultar atractivo son los libros digitales. En cualquier caso una buena estrategia es computar los minutos de lectura  y luego cambiarlos por otra actividad que a ellos les guste. Para algunos será, también, un tiempo de estudio que habrá que organizar.
  • La actividad física Es fundamental en el desarrollo equilibrado de los alumnos: ir a la piscina, a la playa, montar en bicicleta, excursiones a pie, probar nuevos deportes... 
  • La curiosidad Llevar a cabo pequeñas excursiones a la montaña, a ciudades cercanas… Hay muchos museos que organizan actividades para los más pequeños.
  • La responsabilidad en la casa El verano puede ser el momento ideal para que adquieran nuevos hábitos.
  • La creatividad El dibujo, la música, la escritura, la fotografía, el baile...
El verano es un momento excelente para vivirlo en familia

Cuando hablo con personas de mi generación, todas recordamos los momentos que vivimos en familia: los viernes por la tarde delante del televisor, la comida de los domingos, ir al cine, las excursiones, ir a visitar a los abuelos, entre otras.

No era importante la diferencia de edad entre los hermanos, porque era una actividad que realizábamos todos los miembros de la familia. Creo que es importante hacer actividades todos juntos; me refiero a las personas que forman parte del núcleo familiar fundamental, con las que convivimos habitualmente todos los días. Es cierto que la sociedad ha cambiado mucho y que las estructuras familiares también pero, cuáles son las ventajas que creo que aportan este tipo de actividades:
  • Cohesionan a la familia En muchas empresas se realizan pequeñas actividades para promover el trabajo en equipo, lo mismo podemos hacer en las familias.
  • Son lúdicas Si hay algo que la memoria retiene con facilidad son los buenos momentos. En estas actividades podemos relajar las normas cotidianas, del día a día.
  • Nos enseñan a ceder Unas veces las actividades serán más adecuadas para unos y otras las serán para otros, pero lo importante es que todos formamos parte de algo mayor y más importante: la familia.
  • Amplían la cultura Ya sean actividades deportivas o culturales.
  • Amplían la curiosidad, en especial cuando visitamos ciudades, pueblos o espacios naturales.
  • Mejora la comunicación, pues tendremos de que dialogar antes de realizar la actividad y podremos hacer lo mismo con lo que se ha vivido en ella.
  • Cuando ya sean adultos, tendrán mejores habilidades sociales y mas claros sus gustos, pues habrán tenido experiencias diversas.
  • Serán personas más respetuosas, porque habrán aprendido a convivir con la diferencias de edad y de gustos dentro del propio núcleo familiar.
Las actividades son tan variadas como lo son las familias: deportivas, culturales, solidarias, artísticas, culinarias y otras muchas más. Lo importante es llevarlas a cabo en familia.
Por supuesto, es también un tiempo para la amistad; campamentos y muchas otras actividades con sus amigos. Un saludo y feliz verano a todos.


sábado, 20 de mayo de 2017

Consejos para elegir un Grado Universitario

Alumnos de 2º de Bachillerato, estáis ahora en un proceso de toma de decisión sobre el Grado Universitario que queréis cursar. En esta entrada os quiero comentar algunas pasos para acertar en vuestra elección.

Un paso más en tu vida
Sin duda es una decisión importante, pero no es la única con la que os vais a encontrar en vuestra vida, y vosotros ya estáis configurando vuestro camino con las decisiones que, consciente o inconscientemente, habéis tomado: grupo de amigos, modalidad de bachillerato, asignaturas optativas, gestión del tiempo de ocio, horas de estudio que habéis dedicado, planes que habéis pospuesto entre otras.

Recogida de información
Toda buena decisión se basa en tener suficiente información. Os recuerdo parte de este paso fundamental en cualquier toma de decisiones: La visita a Aula para conocer la oferta educativa actualizada para el curso 2017-18, la visita de diferentes universidades, o la consulta de las páginas web de las diferentes universidades.
Es importante que leáis el plan de estudio del Grado que elijáis, para saber que se adapta a lo que queréis estudiar

Conocerse a uno mismo
El siguiente paso en esta toma de decisión, es conocerse a uno mismo. Hay mayor probabilidad de tomar una decisión acertada, si decidís en función de lo que pensáis que se adapta mejor a vosotros y, para ello, es importante que tengáis en cuenta cada uno de los siguientes ámbitos:
  • El académico e intelectual. Qué resultados académicos tengo, qué asignaturas me interesan más, si tengo buen hábito de estudio y una buena concentración entre otros aspectos.
  • La vocación o intereses profesionales. Para ayudaros a discernirla, habéis realizado las pruebas de orientación vocacional, habéis hablado con los tutores y los profesores, habéis tenido entrevistas, siempre que lo habéis solicitado, con el departamento de orientación y con la psicóloga.
  • La personalidad. Como la empatía, la creatividad, las relaciones sociales o la escala de valores.
Personas que os pueden aconsejar
En la vida, por suerte, no tomamos las decisiones más importantes solos. Todos nos dejamos aconsejar por las personas que mejor nos conocen, que son las personas que nos quieren. La última palabra la tendréis vosotros, pero es importante escuchar lo que os pueden decir y él porque os lo dicen.

Otros factores importantes
Es aconsejable buscar información de las ayudas al estudio que ofrecen las universidades y el Estado.

El miedo a elegir
Frases como «puede que me equivoque», «no sé qué hacer» o «soy demasiado joven», en el fondo reflejan el miedo que todos sentimos cuando tenemos que elegir, y que estarán siempre presentes en vuestra vida, en otras elecciones como la de elegir pareja, trabajo o continuar o abandonar unos estudios.

Y si al final me equivoco
La vida es la suma de nuestros aciertos y de nuestro errores. De ellos también aprendemos y ningún año en la vida de una persona es año perdido. Si el Grado que has elegido no era lo que esperabas, analiza de nuevo todos los factores y toma una nueva decisión. ¡Ánimo! Es un paso más (aunque muy importante) en vuestra vida.

domingo, 7 de mayo de 2017

Feliz Día de la Madre

A todas las madres felicidades. Esperamos que paséis un buen día. Gracias al profesor que ha hecho este vídeo tan emotivo.


martes, 2 de mayo de 2017

Cómo concentrarse mejor

En esta entrada voy a hablar sobre los factores externos que, a mi juicio, ayudan a la concentración de los alumnos. En las entrevistas que tengo con los padres, hay un tema que surge con frecuencia que es la falta de atención y concentración de sus hijos. Como padres hay factores externos que debemos controlar para favorecer la atención, aunque los hijos estén ya casi en la universidad.
  • Sueño reparador. Es cierto que no todas las personas necesitamos dormir el mismo número de horas, pero en la fase de crecimiento en la que se encuentran y el tipo de actividad intelectual que están desarrollando, es necesario un mínimo de ocho horas, también en época de exámenes. A la hora de dormir no deberían estar con el móvil, ni siquiera para utilizarlo como despertador: si necesitan la alarma es recomendable el uso del despertador de toda la vida.
  • Alimentación equilibrada. Es necesaria, para el buen rendimiento académico, una alimentación variada, con un aporte equilibrado de nutrientes y evitando los picos de glucosa (5 comidas al día, consumo de frutas y verduras….)
  • Beber agua. Es importante una buena hidratación para el estudio, pero no conviene consumir bebidas estimulantes (Red Bull), bebidas con cafeína (Coca Cola, café, Pepsi) o bebidas azucaradas.
  • Evitar los «distractores». Uno de los «distractores» más importantes es el teléfono móvil y las redes sociales. Si están estudiando, deberían estar solo con el material de estudio. Con el móvil a su lado, pueden estar toda la tarde delante de los libros pero su estudio no es eficaz porque están esperando el último mensaje de WhatsApp o el último comentario en Twitter, Snapchat o Instagram.
  • Crear en el alumno un hábito de estudio para evitar lo que ellos expresan como «me cuesta ponerme a estudiar». El estudio diario, diferentes técnicas de estudio y de memorización, junto a una buena planificación, entrenan la mente para la tarea del aprendizaje escolar.

La atención, al igual que todas las facultades físicas e intelectuales, se educa desde pequeño. Existen, por supuesto, diferencias individuales, pero los factores que antes enumeraba ayudan, en mi opinión, a mejorar la falta de atención que frecuentemente observamos en nuestros hijos. Cuando se saltan alguno de estos factores se puede entrar en un círculo del que es difícil salir: por ejemplo, duerme poco y necesita estimulantes para estar despierto, estos estimulantes le alteran tanto que pierde concentración en las clases y, por lo tanto, información importante que necesita para aprobar.


lunes, 1 de mayo de 2017

No al acoso escolar

En el Día Internacional Contra el Acoso Escolar, publicamos un video musical sobre esta problemática. Ojala nos haga pensar y concienciarnos sobre ella. 


lunes, 2 de enero de 2017

Lo que sobra

Feliz año a todos y que todo os vaya bien este año. Ya estamos de nuevo con la rutina y, a los que nos cuesta un poco volver a ella, os deseo mucho ánimo y paciencia.
Después de las fiestas navideñas siempre nos sobran muchas cosas: regalos, propósitos, kilos, algún lío con la familia… Como es imposible hablar de todo sin aburrir mucho, me voy a centrar esta semana sólo en una: ¿qué hacer con los regalos de los niños? Los Reyes Magos y, en algunas casas, también Papa Noel han sido muy generosos y han dejado un sinfín de juguetes a cada niño y, al final, parece que no saben jugar solos con ninguno de ellos. Os doy algunas ideas que pueden ayudaros.
Al principio, dejarles jugar con todo lo que tienen, porque poco a poco ellos elegirán unos pocos juguetes que claramente serán sus favoritos. Ese es el momento de ir guardando aquellos con los que no han jugado. Sin trauma, se los retiramos sin que ellos se den cuenta.
¿Cuándo dárselos de nuevo? Llegará también un momento en el que parece que se aburre con los juguetes que tienen, entonces rescatamos los que estaban guardados y se los ofrecemos de nuevo. Puede que esta vez sí que les motive, entonces iniciamos de nuevo el proceso de retirar aquello con lo que no juegan.
Hacer esto facilita:
  
  • Un poco más de orden en casa porque nuestras casas y sus habitaciones son finitas, hoy por hoy no hay fórmula mágica para ampliarlas sin más.
  • Ayudarles a elegir. Es más fácil si tengo pocas opciones.
  • Fomentar la solidaridad, porque aquello con lo que claramente el niño no juega se puede regalar a otros, llevar a una ONG…
No todos los juguetes son adecuados para nuestro hijos. En la mayoría de los fabricantes viene la edad recomendada para ese juguete, normalmente es una buena orientación. Si nuestro hijo tiene 5 años y le ofrecemos un juguete de 8 años, es posible que juegue con él pero no sacará todo el entretenimiento y el valor pedagógico para el que fue diseñado.
Hay juguetes que no deberían faltar en una casa: los juegos simbólicos (cocinitas, disfraces, juegos de oficios…), juegos para estar en la calle o hacer deporte (comba, balones, patines, bicis....), juegos que fomenten la creatividad (rotuladores, papeles de colores, pegamentos…) juegos como puzles, construcciones, libros…
Consolas, juegos para el ordenador… son para ellos altamente motivadores. Si van a jugar con ellos, sólo tenemos que tener en cuenta que también tengan un tiempo para los juegos más tradicionales y no utilizarlos antes de ir a dormir, ya que no les ayuda a conciliar el sueño porque, como ya he dicho, son altamente motivadores y exigen que estén a pleno rendimiento buena parte del sistema sensorial, como son el oído, la vista y el tacto para jugar con éxito.  
 
Y con los más pequeños de la casa, tenemos que jugar con ellos si después queremos que sean autónomos en sus juegos. Ya sabéis que repito muchas veces que nosotros somos sus modelos, si por ejemplo ven como jugamos a doctores, ellos sabrán curar a sus muñecos.
Bienvenidos los juguetes porque nuestros hijos necesitan jugar para crecer plenamente como personas desarrollando todas sus facetas.

domingo, 1 de enero de 2017

Yo creo en los Reyes Magos

Yo creo en la fantasía que rodea mi vida y, por eso, dejo que mis hijos vean los dibujos animados de la televisión donde unos perros hablan y rescatan a otros animales e incluso a Papá Noel, u otra donde los protagonistas son una familia de cerdos. También creo en los Reyes Magos. Mi intención es hablar, en esta ocasión, sobre tres cuestiones que a mi entender tienen que ver con esta tradición: la fantasía, que es necesaria tanto para los niños como para los adultos; el desarrollo de la inteligencia espiritual, que también forma parte del desarrollo de las personas y, por último, el respeto como norma fundamental para la convivencia.

La fantasía
No es el objetivo de esta entrada hacer un análisis bíblico o histórico, por lo que no voy a explicar la tradición de los Reyes Magos. Pero sí me preocupa que en la educación de los niños haya personas o grupos que propongan que solo se utilice un método supuestamente científico, y que se deje de lado lo que no puede comprobarse a través de los sentidos o de la razón (lo empírico y lo racional), porque si seguimos por este camino, por coherencia, no les dejaremos que vean dibujos animados o únicamente les permitiremos que lean libros contrastados con ideas científicas actuales. Los adultos tampoco deberíamos ver películas como Star Wars, Los Juegos del Hambre, Las Crónicas de Narnia o El Señor de los Anillos, estás dos últimas trilogías cinematográficas inspiradas en las obras de C. S. Lewis y J. R. R. Tolkien. Espero haberme explicado con suficiente claridad en este párrafo, porque lo que intento trasmitir es la idea de que la fantasía sigue siendo fundamental en nuestro desarrollo emocional, social e intelectual.

El desarrollo espiritual
En la sociedad en la que vivimos, se hace necesaria educar la dimensión espiritual de la persona. Muchos expertos han interpretado la última crisis global que afecta al mundo no solo como una crisis económica, sino también y sobre todo como una crisis de valores. Grandes personajes del siglo XX han posibilitado grandes avances sociales a través de las aportaciones que han hecho desde sus creencias. Ejemplos de estos personajes son Ghandi, Martín Luter King, Teresa de Calcuta o Edith Stein. Conocer y respetar las tradiciones religiosas y culturales de una sociedad nos hace mejores, por  lo que estas tradiciones no pertenecen únicamente a la esfera privada de la persona, repercuten de forma positiva en el ámbito público y social.

Respeto
El ser humano es un ser social. Necesitamos de los demás para poder desarrollar nuestra autonomía y este proceso es prolongado en el tiempo y en los años. La legislación española sitúa la mayoría de edad en los 18 años. Este desarrollo está influido, entre otros factores, por las tradiciones que hemos heredado, por nuestra historia personal y social, por los conocimientos que hemos ido adquiriendo y por la convivencia con personas y grupos que son diferentes a nosotros. Esta diversidad social y cultural sin duda nos enriquece, siempre que se haga desde el respeto. Es importante que nuestros hijos nos oigan defender nuestros valores, pero desde el respeto y evitando el desprecio o el insulto, porque las malas formas son algo que nuestros hijos también aprenden.

Hay muchas maneras de educar a nuestros hijos, pero hay muchos valores y tradiciones que compartimos como sociedad entre las que se incluye, en mi opinión, los Reyes Magos y todo lo que a ellos les rodea, incluidas las cabalgatas. La tradición de los Reyes Magos representa muchas valores incluidos los que he descrito en esta entrada: la fantasía, el desarrollo espiritual y el respeto. Como madre, me gustaría poder decidir cómo, cuándo y de qué manera narro las tradiciones que creo son importantes para el desarrollo de mis hijos, pero también es cierto que necesito de toda una comunidad que me ayude a ello. En este aspecto, la dimensión pública y la privada no deben ser compartimentos estancos y separados entre sí. Como afirma J. A. Marina, «para educar se necesita de toda la tribu».