martes, 24 de diciembre de 2013

¡Feliz Navidad!

Desde el blog La psicóloga del cole os deseamos una feliz Navidad y un próspero Años Nuevo. Muchas felicidades a todos.


miércoles, 18 de diciembre de 2013

"Ser padres"

Es un anuncio de una conocida marca pero, ¿no es maravilloso ser padres?


domingo, 15 de diciembre de 2013

Haciendo balance

Al igual que todas las personas, yo también a final de año hago balance. En el trascurso de un año, todos hemos vivido momentos buenos y malos, la ventaja psicológica de estos balances emocionales es poner el foco de atención no sólo en lo que estamos viviendo en estos momentos, sino, en todo un ciclo de 365 días. Es importante que sepamos analizar el porqué nos han ocurrido determinados sucesos,  pero a veces ni siquiera llegaremos a comprenderlo por lo tanto más importante aún es saber cómo voy a vivir los siguientes 365 días siguientes, para ser una persona feliz y que hace feliz a los que le rodean.  Es bueno pararse y pensar para saber cuál es el camino que deseo recorrer en mi vida.

Si me lo permitís también yo he hecho un pequeño balance de lo que ha supuesto este último trimestre en mi trabajo como psicóloga. Lo primero es agradeceros la buena acogida que ha tenido este blog, gracias por leerlo y por comentarme en el cole alguna de las entradas y por darme sugerencias para escribir.
Daros también las gracias por permitirme compartir con vosotros esta labor tan compleja como es la de educar a los hijos, en todas sus facetas, y no sólo la educativa.

Si me lo permitís, también quiero agradecer la labor que realizan en secretaria para poder coordinarme con vosotros, en la gestión de las citas pero, también, en cualquier otra circunstancia que siempre me surge
Aunque ya sabéis que este es un servicio externo, mi labor no sería posible sin que mis compañeros,  en especial los tutores, me dejaran interrumpir clases, hacerles preguntas y por lo tanto conocer mejor a vuestros hijos y, por supuesto, mi agradecimiento también a las subdirectoras, que permiten la realización de las pruebas colectivas y facilitan mi labor diaria.
Ya sabéis que mi labor en el colegio no se limita sólo a realizar e interpretar las pruebas psicológicas de vuestros hijos, por eso he elaborado este gráfico que ayuden a interpretar y explicar todas las facetas de mi trabajo profesional. Espero que os sirva para conocer un poco mejor mi trabajo.



sábado, 7 de diciembre de 2013

«¡No quiero leer!»

Los niños a menudo dicen: «¡no quiero garbanzos!, ¡no quiero fruta!» o, como Mafalda, «¡no quiero sopa!». Cuando ellos dicen no, nosotros, los padres, actuamos en consecuencia: no hacemos nada que perjudique su salud. En algunas ocasiones, no ocurre lo mismo con la lectura y me encuentro,  sobre todo en el último ciclo de Primaria, alumnos con problemas de comprensión lectora, a los que tampoco les gusta leer. En estos casos, el problema se va complicando, porque hablamos de motivar y conseguir cambiar la motivación no es tarea fácil, por mucho esfuerzo que pongan los padres (y se pone mucho). Ante esto, como casi todo en la vida, es mejor prevenir, y esto se hace ya desde los primeros años de vida.

Hay que leer con los niños: leerles cuentos, que ellos los manejen y que nos vean leer. Igual que hacemos otras tareas con ellos, tendría que ser una actividad diaria más y hacerla lúdica, igual que lo hemos conseguido cuando se lavan los dientes o se bañan… Al final, los padres tenemos muchos recursos para que hagan lo que queremos y ellos, también, para divertirse. Por suerte, ahora tenemos unos aliados que son los dispositivos electrónicos. Casi ningún niño se resiste a las tablets, ordenadores… Nuestro objetivo es claro: que lean y que sean lectores competentes.
Cuando realizo las pruebas psicológicas que les paso a vuestros hijos, hay una prueba que repito de formas diferentes en todos los cursos que es la que evalúa su capacidad verbal (vocabulario, sinónimos, antónimos, analogías verbales, adivinanzas, compresión lectora…). Por muy buena que sean sus capacidades intelectuales, al final no aprovecharan al máximo su potencial intelectual porque no comprenderán lo que leen.

Aunque la importancia escolar de la lectura parece que está clara para todos, no podemos olvidarnos que el control de las emociones se realiza sabiendo poner nombre a las emociones que sentimos y, a veces, sólo saben decir que bien o mal, y no podemos ayudarles porque no le hemos puesto matices a todo lo que sienten (celos, enfado, tristeza, decepción, fracaso, alegría, emoción, sorpresa, solidaridad, amistad…). Su mundo es tan amplio como el nuestro: no se lo limitemos.

Quizá para estas Navidades, los Reyes Magos pueden traernos libros en sus muchas modalidades y que se ajusten tanto en gustos como en edades. La variedad es amplia y, que con los libros, los Reyes Magos nos traigan el propósito de buscar un ratito para una lectura pausada y feliz que nos sirva de relax a todos. Nos jugamos mucho.

miércoles, 4 de diciembre de 2013